volver
A la vanguardia de las tendencias en envases flexibles
Mayor calidad, tiradas más cortas económicas, mayor rentabilidad y alta satisfacción del cliente
05 Nov 2015

El mercado de los envases sigue siendo un área de crecimiento, y dentro del mercado de los envases, los envases flexibles constituyen el segmento de mayor crecimiento. Según un informe de Smithers Pira (Future of Global Flexible Packaging to 2020), se prevé que el mercado global de los envases flexibles crezca un 18 % de aquí a 2020. No obstante, este crecimiento conlleva nuevos retos para las empresas de flexografía. Entre ellos, seguramente el más relevante es la mayor diversidad de paquetes impresos – tamaños de lotes más pequeños, mayor variedad de productos y formatos de envase, y un deseo creciente de regionalizar los paquetes y variarlos según la temporada para adaptarlos a eventos concretos.

Según el informe de Smithers Pira, los envases flexibles constituyen el método más económico de envasar, preservar y distribuir alimentos y otros consumibles. Los envases flexibles también conllevan un menor coste de la cadena de suministro que el cristal y el metal, y pueden ofrecer un mayor atractivo en el lineal y una mejor protección del producto. Así, mientras que los envases flexibles están en pleno auge, los envases de cristal y metal están en recesión en muchas regiones. El peso más ligero del envase flexible reduce los costes asociados de material y transporte. También aumenta la comodidad para el cliente, porque las bolsas se pueden almacenar fácilmente, y dan al consumidor la posibilidad de alimentarse mientras viaja, de forma instantánea, en cualquier momento. Las empresas de productos de consumo (CPC, por sus siglas en inglés) quieren que los consumidores puedan preparar un plato en el microondas a partir de un alimento envasado con la misma rapidez y comodidad que pueden desayunar en una cafetería. La diversidad de productos alimentarios envasados con soluciones de envases flexibles es interminable.

Tradicionalmente, los envases flexibles que empleaban tecnologías de impresión flexográfica se fabricaban en lotes de un promedio de 15 000 metros. En muchas plantas, los tiempos de cambio de trabajos pueden ser de una hora y media o más, en función del tipo de equipo, el número de colores que se deben cambiar, los módulos de la máquina de impresión que sean necesarios, etc. Claramente, la disminución de tamaños de lote pone en riesgo la economía de la flexografía convencional. Por ese motivo, cada vez hay un mayor interés por las soluciones de impresión digital para la producción de etiquetas y envases flexibles. Pero actualmente el mercado ofrece tecnologías que permitirán mejorar la competitividad de la flexografía, sobre todo para trabajos de tiradas cortas y lotes pequeños, garantizando así que la flexografía siga siendo el proceso de impresión elegido por las CPC.

La impresión con una paleta fija de colores abre un nuevo potencial de mercado

La impresión con un conjunto de tintas específico también gana en popularidad entre los impresores offset y de flexografía. Para ello suelen emplearse tintas CMYK o CMYK + naranja, verde, violeta o azul. Esta última opción, que se conoce como Gama de Colores Ampliada (ECG, por sus siglas en inglés), puede eliminar por completo el uso de colores planos y ofrece una calidad mejor que la del proceso CMYK. [imágenes 1 y 2] La impresión ECG también puede igualar una gama más amplia de colores planos que el proceso CMYK. Algunos expertos estiman que ECG puede igualar hasta el 90 % o más de los 1726 colores planos Pantone.

Además de eliminar la necesidad de usar múltiples colores planos, la impresión con una paleta de colores fija también reduce los tiempos de puesta a punto de la máquina y los cambios de trabajo. De hecho, en muchos casos, no hay necesidad de realizar limpiezas entre trabajos porque se emplea un conjunto de tintas fijo. Basta con cambiar las planchas y realizar un arranque de color. De este modo mejora substancialmente el rendimiento y se reduce el punto de cruce entre flexografía y proceso digital. Para la flexografía UV de etiquetas, el punto de cruce puede ser de tan solo 400 metros de longitud del trabajo. Usando el proceso de impresión con una paleta de colores fija, los impresores offset y flexográficos también logran reducir notablemente el inventario y el desperdicio de tinta. Además, resulta más sencillo incluir trabajos de múltiples clientes en una misma tirada, lo que se conoce como impresión combinada, co-impresión o "ganging", en inglés. Todos estos factores suponen un importante ahorro de tiempo y costes, y hacen posibles los plazos de comercialización más ágiles que exigen las empresas de productos de consumo.

Aunque algunos colores seguirán necesitando una tinta para un color plano, su número se reduce sustancialmente. Además, como ya se ha dicho anteriormente, la empresa nunca está inactiva para tareas de limpieza y puesta a punto entre trabajos.

Si su empresa ya utiliza impresión digital, seguramente ya imprime con una paleta fija de tintas, así que ¿por qué no probarlo también en flexografía? Después de todo, su empresa —o su fotomecánica— ya sabe cómo crear separaciones multicolor. Para los trabajos que se diseñan con colores planos, es necesario reformular el color plano en un conjunto fijo de tintas, creando dicho color a partir de la suma de varios en lugar de usar una sola tinta. En estos casos, la experiencia de un taller de fotomecánica puede resultar muy útil. El taller debe ser capaz de crear la formulación con confianza y colaborar con su equipo para garantizar una entrega eficiente. También es necesario perfilar la máquina y validar el perfil creado. Debe analizarse el rendimiento de la máquina de impresión, caracterizarlo y probar su repetibilidad. No tiene sentido iniciar una tirada para que los colores se desvíen con el tiempo o entre tiradas. Por eso, cuando se imprime con una paleta fija de tintas, es necesario elaborar un proceso que ofrezca coherencia a largo plazo.

Aunque la impresión digital sigue suponiendo un nicho tecnológico en la producción de envases flexibles, la flexografía puede aprender varias cosas de él para mantener su viabilidad. Por ejemplo, la flexibilidad productiva que se obtiene al emplear un conjunto fijo de tintas, un proceso estándar en la impresión digital.

Elección de las planchas adecuadas para la impresión con una paleta fija de colores

Reproducir colores planos corporativos con capas de tinta, o la impresión a cuatricromía, en contraposición al uso de tintas de colores planos, exige un registro perfecto de las planchas para poder igualar el color plano con la máxima exactitud desde el inicio de la tirada.

Una posibilidad es emplear una camisa de fotopolímeros o revestida de goma. La exactitud de registro de las tecnologías actuales de camisas flexográficas es inigualable. Esto las hace una buena opción para la impresión con una paleta fija de colores. Sin embargo, este planteamiento no está exento de inconvenientes. En primer lugar, la cuota de mercado mundial de camisas es de aproximadamente el 5 %. Dado el bajo nivel de demanda, la disponibilidad de los materiales puede ser algo limitada. La segunda desventaja y la más importante para la impresión con una paleta fija de colores usando camisas es la forma en que las camisas están grabadas a lo largo de toda su anchura, lo que hace imposibles los cambios de última hora en los trabajos. Dado que la entrega de camisas para tamaños especiales puede llevar varias semanas, la impresión con camisas exige una cadena de suministro muy bien planificada y con tolerancia cero a los cambios. Lamentablemente, los cambios forman parte de la vida diaria de una empresa de flexografía.

Historias de los protagonistas

Este es un ejemplo común de una gran empresa de manipulado del sector de los envases de bebidas que demuestra cómo puede surgir la necesidad de realizar cambios de última hora. El cliente registró de forma inesperada, en un caluroso día de verano, un aumento de la demanda de agua. Dado que las cadenas de suministro tienen una planificación muy estricta, esto se tradujo en una falta de stock de agua. Cuando surge una situación como esta, y con el fin de ayudar a la empresa de productos de consumo a satisfacer la demanda, el convertidor de envases debe realizar cambios en la producción literalmente en el último minuto para producir envases adicionales. Los cambios de última hora son complicados cuando se utilizan camisas, puesto que es posible que solo una línea de impresión en un cilindro de múltiples líneas debe ser sustituido para adaptarse al cambio y permitir a la empresa capturar las ventas adicionales de bebidas durante este periodo pico inesperado.

Una solución alternativa que suele emplearse en el sector es la impresión combinada con planchas de flexografía. Así, se combinan diferentes trabajos de longitud similar en un solo cilindro. En el caso que hemos descrito aquí, en lugar de crear la camisa completa para adaptarse el cambio con los consiguientes retrasos y costes, solo es necesario producir las planchas para la bebida de agua, y sustituir un trabajo menos urgente en el cilindro. Para aprovechar plenamente las ventajas de la impresión combinada para cambios de trabajos de última hora, es necesario usar una paleta fija de tintas y lograr un registro perfecto de plancha a plancha. Otro requisito importante es la capacidad del impresor de crear nuevas planchas in situ, en cuestión de minutos, para garantizar la rápida disponibilidad de las planchas. En consecuencia, las tecnologías con un corto tiempo de acceso a las planchas son la mejor elección en un entorno cada vez más dinámico y exigente, en el que los cambios de última hora pasan a ser la norma en lugar de la excepción.

Garantía de coherencia

Además del registro de impresión y la disponibilidad de las planchas, la coherencia en la impresión es un requisito importante para la impresión con una paleta fija de colores. Dado que los colores se forman con la sobreimpresión de entre cuatro y siete separaciones, la uniformidad de cada color es vital. Cualquier pequeño cambio o defecto en una separación de color o plancha tendrá un efecto directo sobre la calidad global del color, provocando una desviación del color. Las tecnologías de planchas que facilitan la transferencia de tintas sin contaminación o el secado de la tinta en la plancha son la mejor opción.

El mito de la densidad

Aunque existen recomendaciones de densidad de tinta para flexografía, algunas voces afirman que cuanto mayor es la densidad, mejor es el resultado impreso. En realidad, se trata de un mito y es todo lo contrario. Cuando se imprime con un conjunto fijo de tintas, es importante que se haga de la forma más limpia posible, usando una película de tinta lo más homogénea posible pero sin una densidad excesiva. De otro modo, la plancha acumulará tinta alrededor de los sólidos y aparecerá un borde llamado “marco de imagen”. Con un conjunto fijo de tintas, los colores planos se generan a partir de entre cuatro y siete separaciones de color. Cuando se sobreimprimen dichos colores, se puede emplear una ligera presión para mantener las planchas limpias y, al mismo tiempo, eliminar la impresión de espacios vacíos y puntos de aguja porque las zonas en blanco se sobreimprimen con otras separaciones de color (véase la imagen nº3)

Resumen

La impresión con un conjunto fijo de tintas abre nuevas oportunidades para las empresas de flexografía. Les permite abordar mejor el mercado de las tiradas más cortas y lotes pequeños dominado por la impresión digital, al tiempo que se ofrecen unos plazos de comercialización más cortos a los clientes.

La flexografía puede seguir siendo competitiva ante las tecnologías de impresión digital emergentes. Es el momento de adoptar la impresión con una paleta fija de tintas para eliminar los tiempos excesivos de puesta a punto y de adaptarse a los cambios de última hora, para facilitar la impresión de trabajos combinados en el mismo cilindro. La mejor elección de tecnologías de plancha para satisfacer estas demandas son tecnologías a medida para garantizar la máxima coherencia de la máquina de impresión a lo largo de la tirada, la rápida disponibilidad de planchas para los cambios de última hora, y una estabilidad dimensional óptima para el mejor registro posible de plancha a plancha.

por Dieter Niederstadt

--FIN--

Acerca de Asahi Photoproducts

Asahi Photoproducts, fundada en 1971 y perteneciente al grupo Asahi Kasei Corporation, tiene su sede en Bruselas (Bélgica) y es una empresa pionera en el desarrollo de planchas flexográficas de fotopolímeros. Mediante la creación de soluciones flexográficas de gran calidad y el empeño por no dejar nunca de innovar, la empresa apuesta por el desarrollo de la impresión sin perder de vista el respeto por el medio ambiente.

Póngase en contacto: info@asahi-photoproducts.com
Thank you for downloading!
x
Download